jueves, 5 de julio de 2007

BCP Colombia Primera Parte

No me sorprendería que a la vuelta de unos pocos años el concepto de BCP y DRP se extendiese a nivel de país, es decir mas allá del concepto empresa u organización empresarial. Obviamente que para llegar a ese punto se requeriría de que convergieran muchas cosas importantes y que al interior del país se pudiera trabajar al unísono, es decir que todos persiguieran los mismos fines mancomunadamente, lo que en el caso nuestro, Colombia, aún lo veo muy remoto. Veamos por ejemplo, como podría ser algo del primer paso que hay que desarrollar en busca de un BCP. Lo primero es definir y elaborar la gestión del plan. En pocas palabras hay que comenzar por definir el alcance que el país quiere darle al BCP, si abarca unos pocos, muchos o todos los temas de la producción nacional. El alcance podría ser algo así como el Plan de Desarrollo como el recientemente aprobado por el COMPES, pero sin micos y mucho menos sin orangutanes. Una vez concebido el plan, la buena práctica de gestión de proyectos (GP) nos invita a que identifiquemos los stakeholders, que para aquellos no familiarizados con la terminología de GP, significa identificar a todos los involucrados ya sea por que resultan beneficiados o afectados por el proyecto, siendo estos últimos a los que mayor atención debemos ponerle especialmente al identificar el panorama de riesgos del proyecto. Veamos un ejemplo reciente, el famoso TLC con los Estados Unidos. Mucho se trato y se defino con los empresarios que de una u otra manera se verían afectados en los términos de los acuerdos logrados con los gringos, pero se descuido a lo que aquí llamamos oposición y no se le dio ni midió los alcances que estos pudiesen tener en el ambiente de los gringos y así fue el caso que Congresistas y jefes de partidos no simpatizantes con Uribe, fueron a maldecir de Colombia en cuanto foro internacional se pudieron matricular. Pues bien, cual fue el resultado, precisamente que estos stakeholders lograron empantanar el TLC al dejarnos reflejados a todos nosotros como un país de narcotraficantes, de corruptos, con instituciones ilegales incluyendo las que de ellos forman parte, de matones en donde solo matan a los de un gremio especifico (se imaginaran a cual me refiero), en fin, que somos lo peor de lo peor y ellos unas victimas que se arriesgan a denunciar (claro que no cuentan que tienen la protección del estado y que todos los contribuyentes pagamos sus escoltas, armamento y accesorios). Lo que quiero resaltar es que una Gerencia de Proyecto no se improvisa y por lo tanto se requiere de conocimientos, técnicas, habilidades y competencias sin las cuales un buen intento puede terminar en un gran fracaso. Por la experiencia Colombiana propongo que dividamos el grupo de los stakeholders en dos, los beneficiados como los auténticos stakeholders y los que se oponen como los Ex_ takeholders. (Porque será lo del Ex?).

1 comentario:

HUGO dijo...

Hola.



En colombia en donde impraten estos cursos de BCP Y DRP?


Gracias